/**/
Grupos de Combatientes Populares

Mientras el sistema sea terrorista, siempre seremos subversivos

ECUADOR

Quienes Somos

Somos jóvenes de abajo, hijos e hijas de trabajadores de la ciudad y el campo; nos sentimos hermanos entre jóvenes mestizos, indígenas y negros; soportamos y sufrimos en carne propia la opresión de los poderosos, de los gringos y de los oligarcas nativas. Como parte de las nuevas generaciones llegamos a convencernos que no era suficiente con quejarnos, que no bastaba con gritar nuestra inconformidad, entendimos que nuestro papel era más trascendente, que debíamos convertirnos en protagonistas de la lucha por un nuevo Ecuador.

 

Somos hombres y mujeres jóvenes que en el trajinar de la lucha revolucionaria estamos comprendiendo que para emprender grandes hazañas es necesario saber como acometerlas y no es posible aprehender el cómo; sino se inicia la tarea. Esto quiere decir que para hacer la revolución es necesaria, indispensable, la teoría revolucionaria; que la teoría revolucionaria existe pero se la conoce y asimila en el proceso mismo de la revolución, con el estudio y la acción y en ese mismo proceso, se la enriquece incesantemente. Nos reconocemos como jóvenes insurgentes, como enterradores del presente ignominioso y forjadores de un mañana diferente, del socialismo como alternativa al capitalismo. Nos afirmamos en el día a día, que la única vía posible para enterrar al capitalismo, es la insurgencia popular armada. Estudiamos, trabajamos y combatimos para ese propósito.

 

Somos la organización político-militar que tenemos la gran responsabilidad de educar, organizar, movilizar y combatir política y militarmente a las masas de las principales centros urbanos del país. Sostenemos la vigencia de una democracia participativa de todos los combatientes en los distintos niveles de la organización y en el mismo sentido del pueblo. En todo el proceso histórico de la conformación de la Nación, el pueblo ha luchado por su liberación y su independencia, pero sus victorias han sido parciales, porque los ricos han defendido sus privilegios a sangre y fuego, nos reconocemos como una de las organizaciones que buscamos oponer la violencia de los ricos con la lucha armada revolucionaria. Somos una organización por y para la revolución.

 

Somos los continuadores de las gestas y combates libertarios de Rumiñahui, Alfaro, Espejo. Comprendemos que la libertad y la democracia revolucionaria no será posible sin la unidad de las fuerzas sociales, políticas y revolucionarias y sobre todo de estas con el pueblo; solo la unidad suma esfuerzos y multiplica victorias; debemos mantener presente que peleamos con enemigos poderosos y mañosos. La unidad es fuerza y condición para derrotarlos y construir el nuevo Estado.

 

Somos antiimperialistas, porque es el imperialismo y sus empresas trasnacionales los responsables del saqueo del: oro, petróleo, bosques, minerales, riqueza marina; de la contaminación de los ríos y de la explotación deshumanizada a los trabajadores del campo y la ciudad. Porque en complicidad con la oligarquía cobarde somete y domina todos los aspectos de la vida nacional. Porque cada vez que quiere viola la soberanía e irrespeta la voluntad popular. Porque oprime y explota a su pueblo y a otros pueblos del mundo.

 

Somos hombres y mujeres solidarios con la lucha de los pueblos de América Latina y El Caribe y el resto del mundo, nuestra solidaridad es militante, teórica y práctica. Asumimos con responsabilidad los compromisos y acciones para denunciar y combatir las causas que provocan los alzamientos de la juventud y los pueblos del mundo. Toda lucha contra la tiranía, la dictadura oligárquica y la opresión nacional del imperialismo, la violación de los derechos humanos, el asesinato o tortura de los líderes populares merece nuestra manifestación de repudio y acción.

 

Somos combatientes por la libertad, luchamos por conquistarla; estamos dispuestos al sacrificio personal y poner en juego nuestra fortaleza. Nuestra decisión es romper lo viejo; para edificar lo nuevo. Nos insistimos en una frase de Eloy Alfaro que dice:

 

“La libertad no se implora de rodillas se la conquista” y la única manera posible de conquistarla es a través de la organización de la violencia revolucionaria de los pueblos.

Desde el Corazón del Pueblo - COMANDO NACIONAL - Grupos de Combatientes Populares